12 nov. 2013

Radiología y Evernote (Radiology and Evernote)

Un nuevo consejo logístico para radiólogos y demás fauna variopinta con interés por guardar imágenes o trozos de imágenes a salto de mata. Supongamos que estás informando estudios radiológicos en tu estación de trabajo y desfila ante ti un caso rutinario pero especial, (la hernia de disco más grande jamás vista) o un caso raro y espectacular cuyo diagnóstico nunca has escrito en un informe, o un caso atípico de esos que te dejan con cara de perplejidad y lleno de impaciencia a la espera de un diagnóstico anatomopatológico que no acaba de llegar. Lo tienes allí, ante tus ojos, tu pantalla dividida en recuadros, cada uno con una secuencia de resonancia y los últimos con el TAC o la radiografía. Tienes dos posibilidades. La primera y más primitiva es anotar en tu móvil, tablet u ordenador, o en la "moderna base de datos" de tu pequeña libreta de papel (ultramegaportátil que cabe en el bolsillo de la bata y con miles de horas de autonomía) el número de historia y el diagnóstico seguro, probable o incierto para que un año más tarde, cuando lo leas, puedas volver a tomar contacto con él y recordarlo, no sin cierto esfuerzo (casi siempre disuasorio). La segunda, más acorde con los tiempos que vivimos, consiste en disparar el capturador de pantalla de Evernote, que te permite seleccionar fácilmente un área de tu pantalla, pongamos cuatro fotogramas contiguos de tu caso (previamente tienes que asegurarte de que la imagen esta correctamente anonimizada, es decir que no contiene datos que permitan la identificación del paciente), y enviarla directamente a tu libreta de notas de Evernote donde anotarás el diagnóstico o lo que quieras. El resto ya lo conocéis. Evernote se sincroniza en todos tus dispositivos. Llegarás a casa y tendrás en tu ordenador varias notas, cada una con una o varias imágenes, las más representativas de ese caso que te llamó la atención y que podrás utilizar fácilmente para recordar, almacenar, ordenar, clasificar e incluso compartir, de la manera que más te guste. Podrás almacenar en una libreta local (que no se sincroniza) los datos que te permitan localizar al paciente o consultar su historia clínica. Evernote es una herramienta fluida para almacenar y compartir imágenes radiológicas. Si empiezas a usarlo no lo abandonarás. Si aprendes a complementar este uso con el Evernote Web Clipper para capturar momentos o trozos de tu navegación por internet, citas bibliográficas o incluso artículos completos, percibirás el enorme potencial de este programa.

Archivo

Profundizando un poco más intentaré explicar por qué Evernote y cuál es la forma más cómoda y práctica de las que conozco en que un radiólogo puede, sin entorpecer su flujo de trabajo, ir guardando esos casos interesantes o enigmáticos que posteriormente necesitará para hacer una presentación, para comprobar un diagnóstico o, simplemente para observar la evolución de un paciente.

Varios son los requisitos que, en mi opinión, debe cumplir un sistema de almacenamiento de casos radiológicos para ser "sostenible", el primero es la facilidad en la captura de imágenes, sin la cual se entorpecería la labor asistencial del radiólogo con la consiguiente pérdida disuasoria de tiempo, el segundo es la utilización de la imagen como corazón del archivo que permita una navegación visual fluida entre los casos almacenados, la tercera es la eficacia en la búsqueda, la cuarta es la posibilidad de sincronización entre dispositivos que nos permita disfrutar de las imágenes de nuestro archivo en cualquier lugar y la quinta, que es requisito indispensable para disponer de la anterior, es la existencia de un sistema que nos permita asociar la identidad del paciente a la imagen sin que en ningún caso sea posible que esa información trascienda fuera del hospital, es decir, que la información del paciente al que pertenece la imagen permanezca ajena a la sincronización y bajo la custodia de la red hospitalaria para un exquisito cumplimiento de la ley de protección de datos de carácter personal.

Evernote es la aplicación gratuita que que cumple a la perfección todos estos requisitos y que no me cansaré de elogiar. Evernote es un gestor de notas pero es algo más, es un ayudante, un secretario, un confidente, un blibliotecario y un archivero personal.

Dejaré aparte las bondades de Evernote para la vida diaria del común de los mortales pero explicaré a continuación la manera concreta en que recomiendo su uso como archivo de casos radiológicos.

La captura de las imágenes es muy sencilla, basta una combinación de teclas que por defecto es "Tecla de Windows + Impr Pant" para que aparezca el cursor en cruz en pantalla que deberemos situar en una de las esquinas de la imagen que queramos componer y posteriormente arrastrar con el botón izquierdo del ratón hasta la esquina opuesta donde soltaremos el botón para que la imagen pase automáticamente a ser el contenido de una nueva nota en Evernote en la que añadiremos las palabras clave que queramos (diagnóstico, técnica, semiología...).



Y aquí viene el truco fundamental. Debemos crear una "libreta local" en Evernote (Archivo, Nueva libreta, Libreta local), procedimiento que sólo será necesario realizar la primera vez. Tras cada captura de imagen para el archivo basta crear una nueva nota en la libreta local que hemos creado con el número de historia clínica del paciente. Ambas notas quedarán relacionadas de manera que al mostrar la libreta principal y ordenar las notas por "creada" cada nota de imagen aparecerá debajo de la nota del número de historia clínica correspondiente que, por supuesto, en ningún momento saldrá de tu estación de trabajo. La sincronización de la libreta principal te permitirá disfrutar en cualquier momento de las imágenes de tu archivo en cualquiera de tus dispositivos con total protección de datos de carácter personal, por supuesto dando por hecho que en la imagen adquirida se ha suprimido previamente con éxito toda información personal del paciente.

Prueba Evernote. Revitalizará tu archivo.