neurorradiología

7 may. 2011

Deporte y aneurismas cerebrales

Una pregunta frecuente que preocupa a algunos pacientes a los que se le diagnostica un aneurisma cerebral es: ¿puedo seguir practicando deporte?. En ocasiones los médicos, que tenemos la costumbre de apoyar nuestras respuestas en la lectura previa de libros o artículos científicos, no tenemos una respuesta fácil para determinadas preguntas. La cuestión mencionada, y otras del mismo estilo, son respondidas a veces de forma intuitiva y aplicando la lógica, porque escasean todavía los trabajos encaminados a descubrir los factores de riesgo para la rotura de los aneurismas cerebrales.
Recientemente una nueva publicación, todavía calentita, ha venido a iluminar un poco más esta estancia llena de sombras en cuanto a cosas que puedo y que no puedo hacer si tengo un aneurisma cerebral. Sus autores investigaron, mediante un cuestionario, lo que acababan de hacer o estaban haciendo un montón de pacientes a los que se les rompió un aneurisma. Y encontraron una serie de factores (8 para ser exactos) que coincidían sospechosamente en un número demasiado elevado de pacientes como para ser una casualidad. A estos factores les atribuyeron un papel desencadenante en la rotura de los aneurismas cerebrales, e incluso calcularon el riesgo relativo de cada una de las situaciones identificadas. Los factores desencadenantes son los siguientes: café, bebidas de cola, enfados, sustos, estreñimiento, sexo, sonarse la nariz y finalmente, el ejercicio físico vigoroso.
El ejercicio físico vigoroso o extenuante era uno de los factores más conocidos, junto con el estreñimiento y la actividad sexual. Sin embargo, el ejercicio físico moderado o ligero parece admitirse como recomendable por los efectos beneficiosos que tiene sobre el organismo y particularmente sobre el sistema cardiovascular. Los factores identificados parecen actuar produciendo una elevación más o menos brusca de la tensión arterial que sería el mecanismo inmediato de rotura del aneurisma. Por eso una recomendación universal es mantener las cifras de tensión arterial controladas. Algunos de los desencadenantes son evitables, otros difícilmente. En cualquier caso estamos hablando de pacientes con aneurismas no tratados. En pacientes con aneurismas completamente ocluidos parece excesivo tomarse muy a pecho estas recomendaciones salvo en los primeros meses tras la intervención (aunque algunas son sencillas, saludables e incluso baratas). Si hablamos de pacientes con aneurismas parcialmente tratados, la lógica nos induce a recomendar lo mismo que para aneurismas no tratados.

Stroke. 2011

Monique H.M. Vlak, MD; Gabriel J.E. Rinkel, MD, PhD;Paut Greebe, RN, PhD; Johanna G. van der Bom, MD, PhD;Ale Algra, MD, PhD 


Sobre este mismo tema sería conveniente añadir  las recomendaciones que hace la prestigiosa Clínica Mayo sobre estilo de vida para pacientes con aneurismas cerebrales, que incluyen la prohibición de fumar o utilizar drogas de diseño, limitar la cafeína, evitar el estreñimiento, ser prudente en el uso de la aspirina y hacer cambios en la dieta y el ejercicio que puedan ayudar a disminuír la presión arterial.

No hay comentarios: