neurorradiología

24 nov. 2011

Cavum septi pellucidi et vergae

cavum septi pellucidi

Muchas veces nos hemos referido a la persistencia de la cavidad presente embriológicamente entre las dos láminas del tabique interventricular cerebral como "cavum septum pellucidum". Así figura en numerosas fuentes bibliográficas. No obstante, la terminología latina más apropiada para referirnos a dicha variante anatómica es, como nos recuerdan Thomas Winter y Margaret M Toscano en su carta publicada en AJR (AJR2011; 197:W1170, exclusivo web) "cavum septi pellucidi". Y si nos referimos al caso de nuestro archivo de neuroimagen cuyas imágenes de resonancia magnética se muestran más arriba deberíamos utilizar la expresión "cavum septi pellucidi et vergae", dado que la cavidad mostrada sobrepasa hacia atrás los agujeros de Monro (la cavidad se divide en dos partes: por delante de los agujeros de Monro se llama "cavum septi pellucidi" y por detrás se llama "cavum vergae"). Se utilizan también otras nomenclaturas menos latinas como quiste de septo interventricular, tabique interventricular cavitado, quiste de septum, cavidad de septo interventricular, cavidad de verga. No obstante permitidme reivindicar hoy, con la ayuda de American Journal of Roentgenology, el majestuoso nombre latino que, aunque quede algo pomposo, nos hace recordar con orgullo una de las grandes y más influyentes civilizaciones de la humanidad. Sin entrar en pormenores, la razón de la terminación en "i" es el genitivo (¿os acordáis de las declinaciones?) pero si tenéis ocasión y acceso a la revista leed la carta.

No hay comentarios: