neurorradiología

19 jun. 2012

Rotura de aneurisma durante embolización (Aneurysm rupture during coiling)

Aneurysm rupture during coiling

El riesgo en el manejo endovascular de un aneurisma cerebral, sea roto o no roto, es real. La rotura de un aneurisma durante su embolización es una complicación muy grave, aunque afortunadamente no muy habitual. El conocimiento por parte del médico y el paciente o sus familiares de esta potencial y temible complicación, que no es la única posible, no resulta de mucho consuelo cuando se presenta, lo cual ocurre con mayor frecuencia en aneurismas previamente rotos (entre 1,9% y 16% en distintas series). Las imágenes angiográficas que podéis ver más arriba corresponden a una de estas situaciones. En las imágenes se aprecia un aneurisma sacular de arteria comunicante posterior (a la izquierda antes de su embolización y a la derecha al finalizar la misma, ya detenida la hemorragia). Las dos imágenes del medio captan el dramático momento en que confirmamos la rotura aneurismática al ver un gran chorro o jet de contraste escapando del árbol vascular hacia el espacio subaracnoideo. Afortunadamente el paciente se recuperó rápidamente del resangrado y en pocas horas estaba nuevamente despierto. Desgraciadamente no siempre el desenlace es tan feliz.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola y muchas gracias por este excelente blog. Y tengo una duda:tengo aneurisma de 4mm y quiero saber si ese tamaño tíene riesgos al embolizar y cuales serian. Es un no roto y que porcentaje de rotura si no se emboliza¿ un abrazo

Miguel Blanco dijo...

El riesgo global de rotura de un aneurisma no roto se estima aproximadamente en un 1% anual, y varía en función del tamaño (4 mm es pequeño), localización, forma, tiempo de evolución desde el diagnóstico, edad del paciente y otros factores de riesgo. No hay forma de calcular con precisión el riesgo individualizado. Se han publicado datos dispares sobre las probabilidades de complicación durante la embolización de aneurismas no rotos y además los procedimientos, máquinas, materiales y experiencia se encuentra en continua mejora. Sin ser muy optimistas podríamos especular con un 3-5% de probabilidades de complicación y las cifras varían también dependiendo del aneurisma, del paciente y del equipo encargado del procedimiento. Dicho esto y siguiendo la prudencia más elemental, el mejor consejo es dejarse guiar por su neurocirujano y su neurorradiólogo.

Miguel Blanco dijo...

Se me olvidaba, las complicaciones más frecuentes de la embolización son las tromboembólicas y la rotura aneurismática.