neurorradiología

19 ago. 2011

Neurocirugía, toros bravos, tradición y civilización

El número de este mes de Neurosurgery (agosto 2011) nos sorprende con un artículo dedicado a comentar algunos aspectos médicos, concretamente neuroquirúrgicos, de las lesiones producidas por los astados en los festejos taurinos, bien sean corridas de toros o encierros, tan comunes en la geografía española durante estas fechas, así como en algunos países latinoamericanos. Pocas veces en revistas científicas vemos imágenes como la que figura más abajo.

Todos hemos visto y oído en los informativos la narración de escalofriantes cogidas con resultados muy dispares, desde la indemnidad hasta la muerte, de personas frecuentemente jóvenes en un ambiente festivo o de matadores de toros profesionales. La lectura de este artículo me suscita una reflexión que aprovecho para lanzar al aire. ¿Debe un país civilizado y en crisis seguir permitiendo que los jóvenes se diviertan en las fiestas de su pueblo arriesgando su vida delante de uno o varios toros y además correr con los gastos de su atención sanitaria y/o social? No voy a extender la pregunta a las corridas de toros porque me parece un asunto mucho más complejo (se trata de profesionales responsables en plenas facultades mentales y con unas retribuciones proporcionadas). Pero dudo mucho que lo de correr en pelotón delante o detrás de un toro bravo deba ser divertido en un mundo civilizado o deba ser financiado con el dinero de todos. Nótese que en ningún momento he utilizado el argumento del sufrimiento de los animales ni de la conservación de las tradiciones. Será porque soy médico y no veterinario ni sociólogo. Esos argumentos, sin duda no estarán exentos de valor si extendemos la discusión a las corridas de toros, tarea que evidentemente dejaré para los profesionales del debate taurino.

Si sentís curiosidad sobre los aspectos médicos o quirúrgicos de la tauromaquia estáis de suerte. Ésta excelente revisión, recién salida del horno de Neurosurgery y digna de las dos orejas y el rabo, está disponible gratuitamente a texto completo para el que la quiera leer.

No hay comentarios: