29 ene. 2017

Vermis cerebeloso o vérmix cerebeloso?


Perla lingüística. Ya son varias las veces que me encuentro con colegas que confunden el vermis cerebeloso de toda la vida con el “menos tradicional” vérmix cerebeloso. Siendo esta una confusión de poca transcendencia me siento obligado a aclarar que vermis se escribe con s y no con x. La palabra vermis deriva del vocablo latino vermis que significa gusano (galego: verme, english: worm). 


El aspecto anillado y alargado del vermis cerebeloso explica que los primeros anatomistas buscasen el parecido con los anélidos. Una de las razones más consistentes para la frecuencia de esta confusión se encuentra en otro vocablo médico, también con ascendentes latinos y que también se halla frecuentemente mal escrito. Me refiero al llamado vérnix caseoso, (latín: veronix, con interesantes matices etimológicos) al que por error se le atribuye la grafía vérmix caseoso, que se refiere a una capa o película untuosa que recubre la piel de los recién nacidos en mayor o menor grado. Ese vérnix tiene mucho que ver con barniz y nada que ver con gusanos. 


Uno de los aspectos que personalmente me resultan más entretenidos de la Anatomía es el bautismo de las estructuras, la búsqueda de nombres para algo que antes nadie había nombrado, generalmente tratando de encontrar algún parecido entre lo que se quiere nombrar y alguna otra “cosa” sea parte o todo, animal, vegetal o mineral, natural o manufacturado. La inundación torrencial de nuevos vocablos al principio de la formación médica, algunos muy parecidos, puede dejar como resultado algún lapsus como éste, venial pero incómodo. Espero haber contribuido a reducir el número de adeptos al “barniz cerebeloso” en favor de los fans del “gusano cerebeloso”.